30díasdeblogging Día 25: Antici…

Hoy he estado escuchando a Nine Inch Nails, que hace meses que no me ponía nada de ellos y son de mis grupos favoritos*. Mientras tanto, hacía reservas de vuelos y hoteles. O sea, que bien.

Estaba pensando en lo que me gusta hacer la planificación de los viajes. Buscar el hotel perfecto, esperar que llegue la fecha, hacer checking, el estrés de antes de salir…

Es una sensación parecida a cuando haces una compra online y luego esperas a que te llegue el paquete. En serio, tener que esperar a que llegue el paquete me parece una ventaja añadida a las compras online. Esa ilusión no la tienes cuando vas a una tienda.

Y supongo que también es algo parecido a lo que teníamos antes cuando no había ni emule, ni mucho menos Spotify, y para escuchar un disco tenías que comprarlo. Esa espera entre que lo pagabas y llegabas a tu casa, lo ponías y te tirabas en la cama a escucharlo.

suspense

¿Qué es mejor? ¿Cuando besas a alguien por primera vez o los segundos antes del beso? Probablemente lo mejor sea el beso, pero no me digas que no es mil veces mejor con un poco de anticipación.

antici

* Te recuerdo que tengo una lista compartida en Spotify donde puedes sugerirme musicón, GO!

pacion

#30díasdeblogging Día 24: Calor y cuerpos

Ya que últimamente estoy de confesiones, hoy toca hacer otra. Y es que ya he dicho muchas veces que no me gusta el verano, pero hay un motivo importante por el que no me gusta que no suelo comentar. Sí, hace calor, me baja la tensión y me pongo de mal humor, todo se pega, la ropa molesta… pero hay algo más. No me gusta el verano porque me obliga a llevar poca ropa, y lo que es peor, me obliga a llevar las piernas al aire. ¿Y qué pasa? Pues que yo odio la pinta que tienen mis piernas. Me parecen feas y gordas y no me gusta enseñarlas. Alargo el uso de pantalones largos todo lo que puedo, pero llega un momento en que el calor me vence y además, suelen apretarme todos bastante.

Tal vez leas esto y te parezca que exagero, que no están tan mal o que hay gente que lo tiene mucho peor. Además, mis piernas son grandes, pero súper fuertes, pueden correr largas distancias y hacer unas sentadillas preciosas. Y es cierto. Pero es como cuando te dicen que no te quejes de tu trabajo porque hay gente en paro. Pues mira, lo siento por ellos, pero eso no soluciona mi problema.

Tengo una seguridad de mierda

Y como ya hago bastante deporte, ya como bien, ya bebo mucha agua, y hasta estuve yendo durante meses al nutricionista (pasé de un 26% de grasa corporal a un 20%, pero no perdí ni una talla de pantalón). Y aún así las piernas siguen igual. Al final he asumido que mis piernas son así y no las puedo cambiar. Pero no me gustan y no me gusta enseñarlas.

Mira mis piernas

Esta muy bien eso de que hay que aceptarse a uno mismo. El problema es que nadie te dice cómo se hace. Así que si tienes alguna sugerencia al respecto, la sección de comentarios es toda tuya.

Mi reto de cara al verano: Ponerme pantalones cortos y salir a la calle con mentalidad de pibón. Además, prometo subir alguna foto.

Soy un pibón

Y si tú también tienes algún complejo, te invito a compartirlo. Yo me siento mejor sólo con haber escrito esto. Let’s do this!

#30díasdeblogging Día 23: Wanderlust

Ayer fue un día de esos en que no. Sorry, se me hicieron las mil y no tenía nada que contar. Abrí wordpress y… nada. Es lo malo de escribir cada día en un blog personal. Hay días en los que no pasa nada especialmente reseñable. Bueno, en realidad sí ocurrió algo: la declaración de la renta. Pero ninguno de los dos queremos que me ponga a escribir sobre eso, ¿verdad?

Y te seré sincera, hoy  tampoco tengo nada interesante que contar. Excepto quizá que ando con un come-come, un regomello, un ansia por viajar que me está comiendo. Eso que llaman wanderlust (el palabro de moda, ya en camisetas en Bershka). El caso es que llevo mucho tiempo entre Valencia y Albacete y de repente me imagino haciendo viajes muy locos, dando la vuelta al mundo.

Estoy pensando en hacer travelogues (diarios ilustrados) de los sitios que vaya visitando, como una especie de guias de viaje.

De momento la primerá parada es Oslo en agosto. Luego Galicia en septiembre. Pero todavía no he salido y ya me sabe a poco. ¿Te pasa a tí también?

#30díasdeblogging Día 21: Minimalismo digital

Ya he hablado por aquí alguna vez de minimalismo. Y parece que cuando pensamos en reducir, nos centramos sólo en cosas materiales, cuando la verdad es que el minimalismo se extiende a todos los aspectos de la vida.

Pero hoy quiero hablar de la basura digital. Cuando empecé eliminar cosas de mi vida una cosa que hice fue digitalizar documentos y guardarlos en carpetas de Drive o en Evernote. Cosas como manuales de electrodomésticos o incluso de muebles, se pueden encontrar fácilmente en formato pdf, no tiene sentido guardar una copia en papel.

Pero a la vez que hacía esto, me di cuenta de que también estaba experimentando una especie de Diógenes virtual. ¿Y quién no? ¿Quién tiene una carpeta de películas en divx de las que no ha visto ni la mitad? ¿O gigas y gigas de música que no ha escuchado nunca? Por no hablar del caos de fotos de la cámara digital y luego también las del móvil, por supuesto, sin ordenar (sobre esto ya hablaré). Y paro porque me estoy poniendo nerviosa de pensarlo.

aintnobodygottimefordat

Por eso se me ha ocurrido compartir cinco ideas para reducir ese caos que yo estoy llevando a cabo.

5 tips para reducir la basura digital.

1. Cierra pestañas en el navegador.

Normalmente tengo de tres a cuatro ventanas abiertas en Chrome con alrededor de 20 pestañas en cada una. Y las veces en las que por lo que sea, el navegador ha petado (seguramente por saturación) y no he podido recuperar alguna, no la he echado de menos. Las importantes ya sé las que son. Ahora intento no tener más de 10 pestañas abiertas (aunque suelo fallar miserablemente).

delete

2. Borra apps y feeds.

De vez en cuando hago un repaso a las apps que tengo instaladas y a los feeds que sigo. Casi siempre que hago esto, acabo borrando bastantes cosas. Y si se te acumulan las lecturas, no hay que tener miedo a darle al botón de “Mark all as read“. En serio, verás que gustito da verlo todo despejado. No te vas a perder nada realmente importante.

erase

3. Deja de descargar cosas.

El streaming ha llegado para salvar nuestros discos duros. Para la música está Spotify, para series y películas está Netflix. Vaaaaale, no lo tienen todo. Pero si una cosa puntualmente no la encuentras, pues la buscas y ya. Pero sólo eso, no acumulas. Y sí, ya sé que Netflix es de pago, pero es realmente barato y hazte a la idea de que estás pagando por la comodidad, no por el contenido.

4. No guardes imágenes de referencia en carpetas.

Desde que en Pinterest se pueden hacer tableros privados, se ha convertido en una herramienta de trabajo fundamental para mí. Sí, no sirve sólo para ver fotos de tartas y bodas rústicas. Sorprendente.

5. Date de baja de las listas de correo.

Yo soy la primera culpable en apuntarme a todo para que me manden cupones y ofertas y bla, bla, bla. Parece que es inofensivo, porque si no te interesa, lo borras y ya está. Pero al final, te pasas 5 minutos cada mañana borrando emails. Que no parece mucho, pero mira, no me apetece. Poco a poco, yo me estoy borrando de todo. Ahora, además, hay un botón integrado en Gmail para quitar suscripciones, así que ni siquiera hay que buscar el enlace minúsculo de las newsletters.

Si nada de esto funciona, borralo todo y empieza de cero. Ahhhhhh… el Nirvana.

borrar-memoria

#30díasdeblogging Día 20: Lunes random #3

Comenzamos una nueva semana con un lunes random, el día en el que cabe cualquier cosa en los posts.

Hoy quiero compartir un vídeo del que me acordé bastante escribiendo el post de ayer. Porque el post de ayer fue muy personal y hablé de cosas de las que normalmente no suelo leer, así que tuve un pensamiento fugaz sobre si compartirlo o no. Me alegro de haberlo hecho, porque parece que por lo general, gustó. Supongo que no soy la única a la que le cuesta decir las cosas que están mal en tu vida. En instagram todo es maravilloso y bonito. En twitter sólo contamos la parte mala si da para hacer un chiste. Pero cuando algo realmente nos molesta, la cara vista es un anuncio de Signal. Y así, a la larga sólo nos estamos haciendo más daño.

Hoy sólo voy a poner ese vídeo. Bueno, what the hell, ahí va un gif de propina.

foca sorprendida

#30díasdeblogging Día 19: Breakdown

Ok, voy a confesar algo. El motivo por el que me está costando mantener el ritmo de posteo esta semana. Una vez al año (más o menos) tengo una crisis nerviosa. Me ha pasado cada vez que he cambiado de ciudad. Me pasó al irme a Alicante a empezar la universidad. Me pasó cuando volví a Albacete a hacer prácticas. Me pasó cuando me fui a Madrid a trabajar en agencias de publicidad. Y me ha pasado en Valencia. Solo que en Valencia, pasan los años, pero no las crisis.

¿Porqué? Bueno, supongo que algo tiene que ver el hecho de que cada vez que me he movido (con la excepción de Albacete), ha sido a ciudades en las que no conocía a nadie. Y aunque yo soy una persona MUY independiente y me encanta estar sola, a veces se hace duro. Y no tener un ancla, un alguien de confianza, una persona con la que tomarte un café y soltar todas tus mierdas… ufff… hay días en que se hace cuesta arriba.

Sí, sí, estoy perfectamente

Y tú dirás, “Pero Irene, si tú tienes novio, WTF?!“. Sí, vale, pero no me refiero a eso. Hablo de otro tipo de relación. Hablo de esas personas que conoces, empiezas a hablar de cualquier cosa insustancial y lo que te apetece es seguir hablando. Esa gente que te da energía en vez de bajarte la batería.

Llevo cuatro años aquí y sigo sin encontrar a esa gente. Y te prometo que lo he intentado, he ido a muchos eventos sociales, he quedado con gente que sólo había visto una o dos veces, he probado en cursos… Pero nada, si el feeling no está ahí para empezar, no va a surgir mágicamente.

Esto es muy estresante

Sin embargo, hay gente con la que hablo en twitter, gente que me comentáis en el blog, incluso gente a la que sigo, con la que siento una conexión instantánea, sin habernos visto nunca la cara.

Voy a quedarme en casa trabajando en mi blog

Algún día volveré a tener esa crisis en otra ciudad y espero que con el tiempo desaparezca. Mientras tanto, ojalá que hayas leído este post tomándote un café, o un té o un copazo, y me imagines frente a tí, en forma de pixels, contándote mis mierdas.

Brindo por ti

Disclaimer: Acabo de releer todo lo que he escrito y sé que puede parecer que la bajona is strong in this one. Relájate, sólo necesitaba soltarlo. Hoy empieza el verano, hace calor y si me conoces, ya sabrás que lo llevo muy mal. Intentaré que esto no se convierta en la tónica habitual del blog, porque lo último que me gustaría es que esto sea mi vertedero mental (al menos, no para este tipo de basura).