FAST FORWARD 2016

Estoy en el tren de camino a Valencia y he decidido aprovechar el tiempo para escribir un post (después de la siesta de rigor). Toca repasar los propósitos que me hice en 2015 y hablar un poco de los de 2016. Me da igual si os parece tarde, todavía estamos en enero, así que lo considero un post válido.

Mis 5 propósitos de 2015:

  1. TENER MÁS DINERO. Conseguido a medias: No he ganado más, pero he ahorrado mucho.
  2. CORRER MEJOR. No conseguido. He corrido bastante, pero ha llegado a aburrirme. Y a pesar de haber seguido un plan de entrenamiento para el medio maratón de Albacete y seguirlo a rajatabla, no he notado progresos. De momento pongo las carreras en hiato.
  3. CONDUCIR. No conseguido. He conducido una vez en todo el año.
  4. DIBUJAR. Conseguido. No he cumplido mi meta de hacer un dibujo a la semana, pero he dibujado mucho más que otros años y he empezado a hacer los flash drawing y alguna sesión de live-drawing en Perisope.
  5. MINIMIZAR. Conseguido. Y sigo con ello.

Mis propósitos para 2016:

Este año mis propósitos son mucho más sencillos, aunque no sé si menos ambiciosos. Sólo tengo uno: quererme. Yo primero, los demás después. 

Borrar a gente de mi vida que me sorbe las energías y hacer más espacio para la que me carga las pilas, gente como la que quiero ser. Empezar a hacer cosas si me apetece y dejar de hacerlas si ya no me apetece. Pero sobre todo, quererme. Quererme muy fuerte. Con la fuerza de los mares, con el ímpetu del viento. 

Be OK

Me ha costado escribir este post, no lo voy a negar. Podría hacer como que todo está bien, llevo meses sin escribir, pero todo está bien. Sin embargo, todo no está bien. No ha pasado nada, y sin embargo estoy deprimida. No es que ande llorando por las esquinas, simplemente todo me da lo mismo.

Irene, ¿vamos al cine?
Meh.

Irene, te está ardiendo el pelo.
Meh.

Irene, te invito a una vuelta al mundo. Ta to pagao.
Vale, pero meh (no se le dice que no a una invitación así).

meh

Me ha dicho el médico que esto se llama anhedonia y, efectivamente, es tan mierda como parece. Ahora mismo me gustaría ser compositora, así podría escribir una canción que lo resumiese todo y a lo mejor se convertiría en un gran éxito y yo sería una artista torturada. Y al menos tendría una razón para estar así. Pero como no tengo ni pajolera idea de música he hecho un dibujo. It’s somenthing.

la más vieja de la piscina
Perdonad la caca-calidad, no tengo aquí scanner, es una foto de móvil.

Hay días en los que estoy normal y decido que tengo que hacer algo para salir del pozo. Una de las cosas que voy a hacer es volver al blog, porque por lo visto eso ayuda. Pero relax, no todos los posts van a ser así, ya lo he sacado de mi sistema.

Depresión, no tengo tiempo para ti, vete un poco a la mierda, anda.

#30díasdeblogging Día 30: La última noche

Y por fin estamos aquí. He completado 30 posts todo lo consecutivos que mis responsabiliadades y mis ganas me han permitido. La verdad es que debo reconocer que no todos los días me apetecía escribir (bueno, sinceramente, pocos días me apetecía escribir), pero he sacado cosas buenas del reto.

Ahora tengo un nuevo respeto por esos blogueros que escriben a diario sí o sí. Es complicado tener un tema interesante cada día. Soy consciente de que muchos de mis post en estos 30 días han sido de relleno.

Me alegro de haber retomado el blog, pero, sinceramente, estoy deseando no sentir la presión de tener que publicar a diario. A partir de ahora, procuraré escribir sólo cuando tenga algo que contar (y sí, procuraré que esto sea más a menudo que antes). Sin embargo, intentaré mantener cosas como los lunes random y los flash drawing.

De momento, estoy pensando en qué podría consistir el siguiento reto de 30 días, ¿alguna idea?

#30díasdeblogging Día 29: Haz más fotos de mierda

Estaba pensando en cómo cuando Instagram empezó a hacerse conocido, se oía mucho eso de que la gente le pone un filtro a una foto y ya se creen que son fotógrafos. Como si eso tuviese algo de malo.
Hoy estaba mirando perfiles de gente que hace fotos que me gustan bastante. Viajando hacia atrás en sus imágenes, me he dado cuenta de cómo han evolucionado. Las primeras fotos de muchos de ellos son prácticamente igual de “malas” que las de cualquiera. Las mismas fotos de pies o del café que se están tomando, los mismos fondos poco cuidados, los mismos encuadres chapuceros, las mismas fotos desenfocadas…

Lo mismo pasa si miras los primeros posts de famosas blogueras de moda. Verás outfits clónicos de los de otras tropocientasmil chicas. Pero con el tiempo han ido puliendo su estilo. Igual que con el tiempo, el instagramer hace mejores fotos.

De hecho, creo que compartir lo que haces te hace mejor lo que sea: dibujante, escritor, podcaster… Ya sea porque no paras de ver el trabajo de otra gente y desarrollas un ojo crítico; o porque exponerte constantemente te hace ser más consciente de tu propia obra.

Así que sí, tener una cuenta de Instagram sí te hace mejor fotógrafo.

#30díasdeblogging Día 26: Lunes ramdom #4

¿Qué pasa cuando un lunes a las 19h te encargan un logotipo que tiene que estar listo para enviar a imprenta a primera hora de la mañana? Pues que un lunes random se convierte en un martes random. Porque los lunes random son así, aleatorios, hacen lo quieren.

// En esta web puedes buscar a tu doppelgänger: Twin Strangers.

// El sábado estuve en la exposición “25 años de animación” de Pixar que está en el Museo Principe Felipe de la Ciudad de las Artes y las Ciencias hasta el 30 de agosto. Pensaba que no tendría oportunidad de verla porque no pude ir cuando la hicieron en Madrid y Barcelona. Muy recomendable si os gusta la animación, dibujar o el cine. Espectacular el zootropo. ¡Ah! Y con una tarjeta de La Caixa pueden entrar dos personas gratis, no hay que hacer cola ni nada.

// Ayer hice esto:
precompensa

// Oh my TOC:
ohmytoc

// The noise that keeps me awake: No puedo parar de escuchar “Do it again”, el disco de Röyksopp & Robin.

30díasdeblogging Día 25: Antici…

Hoy he estado escuchando a Nine Inch Nails, que hace meses que no me ponía nada de ellos y son de mis grupos favoritos*. Mientras tanto, hacía reservas de vuelos y hoteles. O sea, que bien.

Estaba pensando en lo que me gusta hacer la planificación de los viajes. Buscar el hotel perfecto, esperar que llegue la fecha, hacer checking, el estrés de antes de salir…

Es una sensación parecida a cuando haces una compra online y luego esperas a que te llegue el paquete. En serio, tener que esperar a que llegue el paquete me parece una ventaja añadida a las compras online. Esa ilusión no la tienes cuando vas a una tienda.

Y supongo que también es algo parecido a lo que teníamos antes cuando no había ni emule, ni mucho menos Spotify, y para escuchar un disco tenías que comprarlo. Esa espera entre que lo pagabas y llegabas a tu casa, lo ponías y te tirabas en la cama a escucharlo.

suspense

¿Qué es mejor? ¿Cuando besas a alguien por primera vez o los segundos antes del beso? Probablemente lo mejor sea el beso, pero no me digas que no es mil veces mejor con un poco de anticipación.

antici

* Te recuerdo que tengo una lista compartida en Spotify donde puedes sugerirme musicón, GO!

pacion

#30díasdeblogging Día 24: Calor y cuerpos

Ya que últimamente estoy de confesiones, hoy toca hacer otra. Y es que ya he dicho muchas veces que no me gusta el verano, pero hay un motivo importante por el que no me gusta que no suelo comentar. Sí, hace calor, me baja la tensión y me pongo de mal humor, todo se pega, la ropa molesta… pero hay algo más. No me gusta el verano porque me obliga a llevar poca ropa, y lo que es peor, me obliga a llevar las piernas al aire. ¿Y qué pasa? Pues que yo odio la pinta que tienen mis piernas. Me parecen feas y gordas y no me gusta enseñarlas. Alargo el uso de pantalones largos todo lo que puedo, pero llega un momento en que el calor me vence y además, suelen apretarme todos bastante.

Tal vez leas esto y te parezca que exagero, que no están tan mal o que hay gente que lo tiene mucho peor. Además, mis piernas son grandes, pero súper fuertes, pueden correr largas distancias y hacer unas sentadillas preciosas. Y es cierto. Pero es como cuando te dicen que no te quejes de tu trabajo porque hay gente en paro. Pues mira, lo siento por ellos, pero eso no soluciona mi problema.

Tengo una seguridad de mierda

Y como ya hago bastante deporte, ya como bien, ya bebo mucha agua, y hasta estuve yendo durante meses al nutricionista (pasé de un 26% de grasa corporal a un 20%, pero no perdí ni una talla de pantalón). Y aún así las piernas siguen igual. Al final he asumido que mis piernas son así y no las puedo cambiar. Pero no me gustan y no me gusta enseñarlas.

Mira mis piernas

Esta muy bien eso de que hay que aceptarse a uno mismo. El problema es que nadie te dice cómo se hace. Así que si tienes alguna sugerencia al respecto, la sección de comentarios es toda tuya.

Mi reto de cara al verano: Ponerme pantalones cortos y salir a la calle con mentalidad de pibón. Además, prometo subir alguna foto.

Soy un pibón

Y si tú también tienes algún complejo, te invito a compartirlo. Yo me siento mejor sólo con haber escrito esto. Let’s do this!