#30díasdeblogging Día 3: Can you smell that smell?

Esta semana he hecho una masa madre de centeno con una receta de Ibán Yarza. Al principio pensaba que había hecho algo mal, porque cuando empezó a fermentar aquello olía a pies, pero al final ha salido. La semana que viene, tendremos pan.

Masa madre de centeno

El caso es que yo soy una persona muy de olores, malos y buenos, se me meten hasta el fondo enseguida. Creo que no he comentado nunca por aquí que yo tuve un compañero de trabajo que no podía oler. Esta condición se llama anosmia. Yo siempre le estaba diciendo sin darme cuenta cosas como “Mmmm, que bien huele nosequé” ó “¿No te huele mal?“. No creo que esto me pasase con un sordo, por ejemplo. Es curioso como el olfato es un sentido que damos por descontado. Nadie lo hecha de menos, pero sin olfato, por ejemplo, la comida no nos sabría a nada.

¿A qué huele?

Pensando en los olores se me ha ocurrido que son como una máquina del tiempo. Es muy fácil asociar un olor a un recuerdo y trasportarse al pasado. De hecho, mucho más fácil que con estímulos visuales o auditivos. Tirando de memoria se me ocurren tres olores que me trasladan rápidamente a la infancia:

Café recién hecho

1. Cafe tostado.

Cuando era pequeña, vivía en un piso que estaba muy cerca de una fábrica de café y por las mañanas toda la casa olía a café tostado. Es un olor maravilloso, como un café recién hecho, pero mucho más cálido, más redondo. El café tostado huele a despertarse un domingo sin resaca.

Fumando en pipa

2.Tabaco de pipa.

Ya sabrás que yo soy de la Liga Nazi Anti Tabaco. Pero cuando era muy pequeña, mi padre fumaba en pipa y el tabaco de pipa tiene un olor particular, muy penetrante y reconocible. No recuerdo cuántos años tenía yo por aquel entonces, puede que no más de 3 o 4, pero es oler tabaco de pipa y trasladarme al salón de mi primera casa.

Sun moon and stars

3. Sun, moon & stars.

Este perfume de Lagerfeld ya no se vende y yo nunca lo tuve ni conocí a nadie que lo usase. Pero tenía una muestra de cartón que utilicé como marcapáginas en todos mis libros favoritos cuando iba al colegio. Esos libros tienen un olor especial que todavía se nota cuando pasas las páginas. De vez en cuando, cuando voy a casa de mis padres, los hojeo para viajar en el tiempo.

Si tienes unas historia de olores. Cuéntamelo en los comentarios.

Anuncios

2 pensamientos en “#30díasdeblogging Día 3: Can you smell that smell?

  1. Pingback: #30díasdeblogging Día 14: Correr, comer, postear | nevermind

  2. Pingback: #30díasdeblogging Día 28: Canciones perdidas y encontradas | nevermind

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s